Cómo viajar con tu perro en coche

En entradas pasadas les he hablado sobre cómo hacer para viajar con tu perro en avión (parte I, parte II) y en tren, pero me queda uno de los transportes más comunes: el coche. Si son como yo, se llevarán a su perro a todos los sitios que les sea posible y muchas veces lo hacemos desconociendo los peligros que conlleva cuando no respetamos unas normas básicas.

Garacoche

A muchos les interesará esta entrada para evitar multas por no cumplir la normativa, pero mi intención es concienciarles para que su perro viaje seguro y, en caso de un accidente, existan los mínimos daños para ti y para él.

LA NORMATIVA

No existe una norma que regule específicamente el transporte de mascotas en los coches, por lo que hemos de acudir al Reglamento General de Circulación. En su artículo 18:

“El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos“.

Por lo tanto, sólo se dice que los animales transportados no pueden interferir con el conductor. Si queremos orientarnos en cómo hay que transportarlos, debemos acudir al artículo 14:

“La carga transportada en un vehículo, así como los accesorios que se utilicen para su acondicionamiento o protección, deben estar dispuestos y, si fuera necesario, sujetos de tal forma que no puedan:

a) Arrastrar, caer total o parcialmente o desplazarse de manera peligrosa.

b) Comprometer la estabilidad del vehículo.

c) Producir ruido, polvo u otras molestias que puedan ser evitadas.

d) Ocultar los dispositivos de alumbrado o de señalización luminosa, las placas o distintivos obligatorios y las advertencias manuales de sus conductores”.

Es decir, sólo dicen lo que no puede hacer, no cómo han de viajar. Por lo tanto, tenemos libre elección en el modo sin que por ello nos puedan multar.

LOS TIPOS DE TRANSPORTE

Es muy importante que nuestro perro esté bien sujeto para que no salga disparado en caso de accidente y sufra, y provoque, grandes daños. Ahora mismo nos parece imposible subirse al coche y no ponerse el cinturón, ¿verdad?, pues es lo mismo para ellos.

Las formas de transportar de forma segura a tu mascota en el coche son:

  1. Arnés de un solo enganche + cinturón de seguridad: Es uno de los más comunes. En las tiendas de animales siempre encontramos el típico cinturón de seguridad para el coche que combinamos con el arnés / petral que tenemos para pasearles. El problema es que el arnés o petral que usamos es sólo de un enganche y, en caso de colisión, la hebilla del cinturón se puede romper fácilmente.
  2. Arnés de doble enganche + cinturón de seguridad: Es el más seguro porque la sujeción del animal es mayor. Hay que recordar que el cinturón de seguridad no debe ser largo porque lo que queremos evitar es que el perro salga despedido.
  3. Transportín: para que sea seguro el transportín ha de ser rígido y debe ir en el suelo entre el asiento delantero y trasero o en el maletero transversalmente. En el maletero es aconsejable sólo si el perro es grande y no cabe delante, porque no va tan sujeto y, en caso de colisión, los gases pueden acumularse.

A continuación les enseño cómo viajan Romeo y Gara en el coche. El arnés lo compré en Maskokotas, es de la marca Trixie y me costó 9,99€. Está acolchado por dentro y encima es reflectante, por lo que también me sirve para dar un paseo nocturno.

Gara coche Gara coche Gara coche

Gara coche Gara coche Gara coche

Gara se me coló en una de las fotos de Romeo, los dos estaban mirando a un perrito que pasaba por la calle. Les dejo un vídeo para que vean cómo actúa Romeo; lloros, lloros y más lloros:

Por lo tanto, olvídense de viajar con el perro suelto (aunque sea solo “un momento” o “es un viaje corto”), tampoco vale aunque pongamos una rejilla divisoria, ni usar el transportín situándolo en los asientos y sujetándolo con el cinturón de seguridad.

Cumpliendo estos simples requisitos podremos disfrutar de un agradable viaje evitando daños graves en posibles accidentes y el pago de multas por no respetar la normativa.

Con respecto a esto último, he escuchado muchos casos en los que la policía / guardia civil dicen cosas como que el perro: “no puede ir con el cinturón de seguridad”, “no puede ir en el transportín”, “tiene que ir siempre en el maletero”. Si a alguno le sucede esto ya sabe lo que dice la normativa y que eligiendo las formas que he dicho antes, no les pueden multar.

Para más información: Revista Tráfico y Seguridad Vial nº203 / 2010 

Anuncios

2 thoughts on “Cómo viajar con tu perro en coche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s