Consejos para proteger a tu perro del frío

Cuando bajan las temperaturas tanto humanos como cánidos preferimos quedarnos en casa bajo la manta. Son muchos los que piensan que los perros no sufren igual el frío que nosotros, pero ciertos perros, por sus características físicas, necesitan más cuidados para evitar enfermar. En esta entrada os damos diez sencillos consejos para lograr un invierno más llevadero 🙂

Consejos para proteger a tu perro del frío

Poniendo en práctica estos consejos no sólo ayudarás a tu perro a pasar un invierno más calentito, sino que también te ahorrarás muchas visitas al veterinario al evitar los resfriados 🙂

 

1. ABRÍGALE EN CASA: Muchas veces nos centramos solamente en abrigar a nuestro perro cuando salimos de paseo, pero también lo puede necesitar cuando nos quedamos en casa. Si tu perro es muy friolero y busca refugiarse debajo de las mantas en todo momento, puedes optar por un jersey casero o un pijama para perros. De esta forma podrá hacer vida normal por casa olvidándose de los temblores.

 

2. PREPARA SU CAMA: Aísla su cama elevándola unos centímetros del suelo con una base de madera, plástico o metal. Así te aseguras que la cama esté bien aislada del frío del suelo y será más fácil mantenerla caliente. Fórrala con una tela de polar y añádele una buena manta calentita. Si tu perro es grande y hace mucho frío puedes optar por un nórdico de tamaño pequeño.

También puedes usar accesorios para ayudarle a estar más calentito, como una manta eléctrica, botellas de agua caliente o sacos térmicos situados en la base de la cama.

 

3. BÁÑALO CON MODERACIÓN: En las fechas más frías puedes reducir sus baños y mantenerlo limpio con toallitas higiénicas para perros. Alterar su temperatura corporal y dejarles humedad en su pelo, puede provocar que se resfríen con mayor facilidad.

Si prefieres mantener su rutina de lavados, hazlo en las horas del día más cálidas, evita bañarlo antes de salir a pasear y siempre sécalo con el secador.

 

4. NO LE CORTES EL PELO: Si tienes un perro de pelo largo, ¡no se lo cortes! Aprovecha su protección natural y te ahorrarás el tener que ponerle abrigos. Tan sólo tendrás que mantener una buena rutina diaria de cuidado del pelo para que esté protegido durante todo el invierno.

 

5. ABRÍGALE PARA SALIR A LA CALLE: Si tu perro es de pelo corto o de pelo largo fino, no te olvides de abrigarle bien para salir fuera. Según el frío que haga, opta por un abrigo o por una braga o bufanda para su cuello.

Los abrigos son muy buena opción para mantener a tu perro calentito durante los paseos. Puedes hacerlo tú mismo o comprarlo en las tiendas de mascotas. Cuando compres un abrigo, piensa siempre en la comodidad de tu perro:

  • Elige una talla que le quede un poquito holgada para que pueda caminar y correr con facilidad.
  • De material impermeable para protegerlo de la lluvia.
  • Con un forro apropiado, más o menos abrigado según el umbral de frío de tu perro.
  • Con apertura en el pecho para enganchar el arnés o en el cuello para el collar.
  • Sin capucha porque les molesta mucho cuando caen sobre la cabeza.
  • Sin elásticos para las patas traseras o el rabo. Muchos abrigos y jerséis vienen con unas tiras elásticas por donde se pasan las patas traseras y otros se enganchan en la base del rabo. A los perros les suele incomodar mucho y les hace andar con las patas traseras abiertas porque se notan raros. Hay otras opciones más agradables para el perro que se adaptan al cuerpo del perro sin necesidad de elásticos incómodos, bien por el patrón de confección o porque se pueden ajustar con una tira.

Si no hace mucho frío o el punto débil de tu perro es su cuello, opta por una braga o bufanda para protegerlo. Aunque esta opción pueda parecer una tontería, nosotros lo hacemos desde hace muchos años y nos funciona. Romeo y Gara se resfriaban mucho durante el invierno y gracias a este simple gesto nos hemos ahorrado muchísimas visitas al veterinario.

Nuestros cuellos son de polar, muy suaves y calentitos confeccionados con algodón orgánico por Podenko.

Consejos para proteger a tu perro del frío

 

6. EVITA LAS HORAS MÁS FRÍAS: Evita salir a primera hora de la mañana o cuando el sol se haya puesto. Si no te es posible modificar su rutina de salidas, puedes intentar que el paseo principal sea de día para que sea más agradable.

 

7. USA BOTAS EN LA NIEVE: Si no has preparado las almohadillas de tu perro para la nieve o las tiene delicadas, las botas son un gran aliado para evitar quemaduras. También sirven para que no se moje las patas o se las embarre los días de lluvia. Aún así, si quieres usarlas, tendrás que acostumbrar a tu perro a llevarlas porque les resultan muy incómodas las primeras veces que las llevan.

En el mercado podemos encontrar muchos tipos de botas para perros desde las de neopreno, hasta las desechables de plástico, y cada una tiene una función. A pesar de los diferentes tejidos, todas funcionan de la misma manera: se introducen en la pata de nuestro perro y se cierran con unas tiras de velcro.

Para saber más pásate por nuestra entrada “Cómo cuidar las patas de tu perro (uñas y almohadillas)

 

8. NO DEJES A TU PERRO FUERA DE CASA: En nuestra familia nuestros animales viven dentro de casa y no han dormido ni una sola noche fuera (ni terrazas, patio, terrado o jardín). A pesar de que cada vez somos más los que convivimos dentro de casa con nuestros perros, muchas familias siguen manteniéndoles fuera. Si es tu caso, intenta habilitar un espacio de la casa para que tu perro pueda pasar los meses más fríos bajo techo y calentito.

Si piensas que tu perro está acostumbrado y no lo necesita, ¿dónde elegirías dormir si te dieran la opción: en una caseta de madera o plástico a 0ºC o en un colchón dentro de casa a 18ºC? Tu perro siente igual que tú y te agradecerá toda la vida que le arregles un espacio dentro de casa. Una vez le dejes entrar, vuestra relación se hará más estrecha y puede que te plantees dejarle dormir para siempre con vosotros 🙂

 

9. REVISA LA TEMPERATURA DE CASA ANTES DE SALIR: Si vas a estar muchas horas fuera de casa, asegúrate de que tu perro tenga un espacio calentito en el que descansar mientras no estés.

En esos días en los que las mantas por sí solas no bastan, puedes ayudarle dejándole una manta eléctrica o saco térmico en su cama, un radiador encendido cerca de su zona de descanso o la calefacción encendida a una temperatura razonable.

 

10. CUIDA SU ALIMENTACIÓN Y SU HIDRATACIÓN: Los perros suelen incrementar su ingesta de comida durante los meses más fríos para tener un mayor aporte calórico. Revisa su dieta y ajusta sus raciones para cubrir sus necesidades.

También es importante no desatender su hidratación. Al contrario que lo que sucede con la comida, los perros suelen beber menos durante los más fríos. Si le alimentas con dieta natural (BARF o similares) no tendrás problemas, pero si sólo se alimenta de alimento seco, complementa su dieta con comida húmeda.

 

Consejos para proteger a tu perro del frío

Gara con su abrigo de la marca Mutts&Hound de La Mascota de Olivia, en forma de capa y con cierre ajustable en el cuello y en el pecho.

 

¿Qué tal te han parecido nuestros consejos? ¿Cuáles haces de normal con tu perro? 🙂

Anuncios

4 thoughts on “Consejos para proteger a tu perro del frío

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s